Guía de control parental, descubre los mecanismos de protección digital

Cómo usar el control parental en beneficio propio.
ISTOCK

Las nuevas tecnologías son un elemento común en la vida de todos a día de hoy, en especial de los jóvenes. Desde que nacen están rodeados de dispositivos electrónicos que aprenden a manejar con destreza y prácticamente superan a sus padres en todo conocimiento relacionado con estas pantallas. Una situación que obliga a los progenitores a informarse para estar al mismo nivel.

Información que en especial se relaciona con la protección de sus hijos en la red, una plataforma en donde si bien son muchas las virtudes que esperan, también existen otros peligros que acechan. El control parental, por tanto, se antoja como una herramienta en todo hogar. Porque una cosa es saber utilizar las nuevas tecnologías y otra muy distinta es usarlas con conciencia.

Peligros de las nuevas tecnologías

Como ya se ha dicho no son pocos los peligros derivados del uso de las nuevas tecnologías por parte de los niños. Estos son algunos de ellos, tal y como recoge el Hospital Sant Joan de Déu:

- Conductas adictivas.

- Pérdida de habilidades de sociabilización.

- Depresión y ansiedad infantil.

- Conductas agresivas al no poder acceder a estas tecnologías.

- Sedentarismo, los niños prefieren estar usando estas tecnologías en lugar de practicar ejercicio o salir con sus amigos a jugar.

- Problemas de sueño o de visión derivados del uso de pantallas a horas en las que debiera estar durmiendo.

¿La respuesta a estos problemas es la prohibición de las nuevas tecnologías? Desde luego que no, sino enseñar a usarlas de forma correcta para que saquen el máximo provecho de este mundo. Marcar límites, indicar qué lugares son seguros y cuáles no, aclarar qué información puede compartirse y cuál. En definitiva, acompañar a los hijos en su experiencia en línea.

Control parental

¿Cómo empezara guiar la experiencia de los hijos en internet? Desde instalar programas de control parental hasta experiencias compartidas, aquí van unos cuantos consejos para este fin:

- Instalar un programa de control parental. Estos programas permiten a los padres establecer límites para que sus hijos no accedan a ciertos contenidos mientras navega y también brinda información sobre la experiencia de los jóvenes en la red. El catálogo es amplio, por lo que informarse sobre ellos nunca está de más para saber cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades.

- Tiempo de uso limitado. Hay determinadas a las que no se podrá acceder a las tecnologías, como por ejemplo cuando todos se van a la cama, o durante las comidas en familia y, por supuesto, mientras se estudia y se realizan las tareas.

- Nada de compartir información. La pregunta que debe trasladarse a un niño es, ¿le darías tu información privada a un desconocido? ¿Le permitirás saber de ti? La respuesta será obvia, por lo tanto, ¿por qué brindarle estos datos a una persona ajena a nuestro círculo sólo porque está al otro lado de la pantalla.

- Lugares de búsqueda de información en internet. No hay que darle credibilidad a todo lo que se lee en internet, enseñar a los hijos a buscar información en portales adecuados es el primer paso para que sus trabajos escolares obtengan los mejores resultados.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de internet

- Casi un millón de jóvenes en riesgo de adicción a internet

- Niños y nuevas tecnologías: cómo aprovechar su potencial de aprendizaje

- Internet segura: recíclate con tus hijos

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.