Babeo en niños, cuándo hay que preocuparse

¿Cuándo Hay Que Preocuparse Del Babeo En El Niño?
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Afrontar el cuidado de un niño es una tarea tan bonita como difícil. Especialmente cuando estos son bebés y no pueden comunicarse con los padres para transmitirles qué les ocurre. En ocasiones los progenitores ven cómo los más pequeños atraviesan determinadas situaciones que no se muy bien si son normales o hay que preocuparse.

Si bien normalmente no hay que preocuparse porque un niño babee, en determinados contextos hay que prestar atención ya que este síntoma podría ser sinónimo de algunos problemas en el menor que requerirán poner toda la atención en él.

Por qué babean los niños

Los pediatras explican que el "babeo" es la salida de la saliva por la boca. Este acto responde bien a una producción excesiva de este líquido o por una incapacidad del bebé para contenerlo o tragarlo. Es muy frecuente en los niños, especialmente en el caso de los lactantes.

También es común que el babeo aparezca en niños desde los 2-3 meses de edad común. La presencia del exceso de saliva suele asociarse a la aparición de los dientes, aunque los pediatras explican que esto no es una máxima que se produzca en todos los casos de dentición.

Cuándo hay que preocuparse

Los pediatras aclaran que el babeo habitual en los bebés no debe ser objeto de preocupación siempre y cuando no se observe una saliva de distinto color. Lo único que se debe vigilar en estos casos es que el niño no se humedezca en exceso causando alguna irritación en la piel, en la cara o en el cuello. En estas situaciones no hay por qué acudir al especialista.

Sin embargo cuando el babeo aparece de bruscamente, especialmente después de un tiempo sin aparecer, con o sin fiebre, puede asociarse a infecciones en la boca o en la garganta. Otras posibles causas de esta situación son la ingesta de algunos medicamentos u otras enfermedades expliquen la salivación excesiva en adultos. Aunque esta última explicación es poco habitual en los niños, no se puede descartar.

En el caso de que el babeo se produzca en niños de mayor edad, hay que vigilar este estado ya que si este se produce sin causa aparente puede ser un indicativo de que el niño tiene algún tipo de retraso mental. En este contexto lo mejor es acudir a un especialista para que sea él quien determine si efectivamente es uno de estos casos o hay otra causa que pueda explicar la salivación excesiva en estos menores.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Orden de salida de los dientes de leche

- Trucos para cuidar los dientes del bebé

- Prevenir la muerte súbita en lactantes

- El chupete contra la muerte súbita del bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.